La llegada de un hijo al hogar supone un gran cambio para toda la familia y, por supuesto, también para nuestros peludos. Sigue estos consejos y todo irá como la seda.

Antes de que llegue el bebé

Pensar el horario que vamos a poder dedicar a las salidas del perro a la calle o a sus comidas y comenzar a adaptarle a este nuevo horario, dejar a vuestra mascota habituarse antes a los olores típicos de un bebé, Incluir un espacio de 5 ó 10 minutos de atención al perro y mantener dicho espacio cuando llegue el bebé y es muy importante que el perro tenga una buena obediencia en este momento.

Cuando el bebé llega a casa

Lo primero es dejarle saludar a la madre, que no deberá llevar al bebé en brazos y cuando el perro esté calmado presentarle al bebé sin prisas, educar a nuestra mascota para que respete a nuestro hijo y por último es igual de importante educar al niño a tratar bien al perro.